Mujeres de Chicomuselo alzan su voz por el alto a la violencia.


 

Nueva Morelia, Chicomuselo, Chiapas

 

8 de marzo 2021

 

Dios liberador “acaba al soberbio por medio de mi mano de mujer” (Judit 9,10).

 

A LOS TRES NIVELES DE GOBIERNO: MUNICIPAL, ESTATAL Y FEDERAL

 

A LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS

AL PUEBLO CREYENTE DE LA DIOCESIS DE SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS

 

A LAS MUJERES Y HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD

 

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la mujer, el día 8 de marzo ha quedado guardado en la historia y en la memoria de muchas mujeres como el día en que se reivindican nuestros derechos humanos a una vida digna, plena y libre de toda opresión.

 

Día internacional de la mujer, fecha que se ha disfrazado para cubrir de flores y halagos la situaciones de injusticia, violencia y muerte de tantas mujeres, que aunque existen ya muchas leyes para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres, los imaginarios y las practicas machistas y patriarcales aún están lejos de ser cambiadas, mientras las estructuras del sistema patriarcal no cambien no podemos garantizar la vida plena y digna de las mujeres ni de nuestros pueblos.

 

En el mundo de hoy persisten numerosas formas de injusticia, nutridas por visiones antropológicas reductivas y por un modelo económico basado en las ganancias que no duda en explotar, descartar e incluso matar al ser humano como lo ha señalado el papa Francisco en su reciente encíclica (Frattelli Titti #22),. La violencia institucionalizada no permite relaciones de paz y armonía entre los seres humanos y esto va agudizando cada vez mas la constante descomposición social.

 

Como mujeres, jóvenes, niñas y niños no nos cansaremos en seguir denunciando la venta de bebidas alcohólicas, el aumento de cantinas, centros de prostitución, la falta de acceso a la justicia en las comunidades y en el municipio de Chicomuselo; con la pandemia piden que se cierren los templos, pero siguen abriendo centros de vicios y prostitución

 

Somos las mujeres, los jóvenes y niños las más vulnerables ante estas realidades, ya que sufrimos la violencia física, psicológica, emocional, económica y estructural dentro y fuera de nuestros hogares, hemos insistido constantemente en el reconocimiento de nuestros derechos fundamentales a una vida digna, justa y en paz, para nosotras, nuestras hijas, hijos y para nuestras comunidades, sin embargo nuestra voz no ha sido escuchada, más bien es ignorada.

 

Nos indigna la indiferencia de las autoridades ejidales, municipales, estatales y federales cuando denunciamos los actos de violencia contra nuestra dignidad: en nuestro municipio son muchos los casos de violencia contra la mujer que las autoridades han decidido ocultar por convenir a sus intereses.

 

Como mujeres del pueblo creyente seguimos denunciando los programas y proyectos que atentan contra la vida de nuestras familias y de nuestras comunidades como la minería, presas hidroeléctricas, moscamed y todo aquello que nos divide y confronta como comunidad y que solo sirve al sistema que pone por encima de la vida de las personas sus intereses mezquinos.

 

Seguimos exigiendo justicia por el feminicidio de la hermana Virgilia Villatoro asesinada el 28 de octubre de 2017 en Pablo L. Sidar, Chicomuselo y de tantas mujeres que son asesinada 

Hacemos un llamado a la sociedad a no dejarnos manipular por apoyos inmediatos que compran nuestra dignidad, más bien busquemos alternativas y formas organizativas para cuidar la vida de nuestros pueblos, que este tiempo electoral no nos dividan ni confronten como comunidades, que sepamos discernir con conciencia plena lo que ayude a crear estructuras fuertes para construir el bien común, el buen vivir para todas y todos y no solo el vivir mejor de unos cuantos.

 

Creemos firmemente que cuando se respeta la dignidad de la persona y sus derechos son reconocidos y tutelados, florece también la creatividad y el ingenio, es entonces que la personalidad humana puede desplegar sus múltiples iniciativas en favor del bien común. (papa Francisco-Frattelli Tutti #22)

Por ello denunciamos y alzamos la voz como pueblo exigiendo:

 

  • Cierre de cantinas y cancelación de permisos para la venta de bebidas alcohólicas en las comunidades y cabecera municipal de Chicomuselo.

     

  • Alto a la violencia contra las mujeres, jóvenes, niñas y niños.

     

  • No más amenazas, persecución y hostigamiento contra servidoras y servidores que trabajan por la paz con justicia y dignidad.

     

  • Se dé seguimiento al caso de feminicidio de la hermana VIRGILIA VILLATORO.

     

  • Se dé seguimiento a los casos de violencia contra la mujer, niñas y niños.

     

  • No a la explotación de los recursos naturales.

     

  • No a la minería

     

  • No al programa de moscamed

     

  • No a la militarización

     

  • No a la manipulación de las campañas políticas

     

Es tiempo de soñar y trabajar juntas y juntos para hacer posible una sociedad justa donde se respeten los derechos de mujeres y hombres, donde se viva la igualdad, la sororidad, la justicia y la paz.

 

Llevemos vida y esperanza construyendo la vida buena y en abundancia”Coordinación Diocesana de Mujeres

Pueblo Creyente de la Parroquia San Pedro y San Pablo

 

MODEVITE

 

Comité para la Promocion y Defensa de la Vida Samuel Ruiz

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.