Tortura a indígenas tseltales Adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona


logo_documentosCentro de Derechos Humanos

Fray Bartolomé de Las Casas, A.C.

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
24 de septiembre de 2014

Boletín de prensa No.26

Tortura a indígenas tseltales Adherentes
a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, AC (Frayba) documentó hechos de tortura y tratos crueles inhumanos y/o degradantes cometidos por elementos de la Policía Municipal de Chilón, contra los indígenas tseltales Juan Antonio Gómez Silvano, Roberto Gómez Hernández y Mario Aguilar Silvano (en adelante Juan Antonio, Roberto y Mario), Adherentes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Hechos ocurridos el 16 de septiembre de 2014, en la cabecera municipal de Chilón. Chiapas, México.

Según los datos con los que cuenta el Frayba, el día 16 de septiembre, aproximadamente a las 04.00 hrs., mientras se dirigían a su domicilio; Juan Antonio, Roberto y Mario fueron detenidos por un grupo aproximado de 40 policías municipales de Chilón.

A partir de ese momento recibieron golpes con puño y patadas, les rociaron gas en los ojos, fueron esposados y subidos cada uno en una camioneta de la policía municipal de Chilón, ya sometidos y boca abajo les pisaban la espalda y las manos para inmovilizarlos. En la Comandancia de la Policía Municipal continuaron los golpes y el rocío de gas en los ojos interrogándolos sobre la portación de dos armas de fuego y sobre las lesiones a un policía municipal. Los tres indígenas tseltales indicaron que desconocían los hechos que les preguntaban los policías.

El 17 de septiembre ya en la Fiscalía del Ministerio Público en Ocosingo, Chiapas, fueron nuevamente golpeados en presencia de Rodolfo Manuel Gómez Gutiérrez, Agente del Ministerio Público. Según lo documentado a Mario le provocaron asfixia con una bolsa de plástico y le daban golpes en la cabeza con la palma de la mano insistiendo que confesara respecto al arma de fuego y que se autoinculpara de la haber disparado y lesionado a un policía municipal. Mientras que Roberto fue presionado psicológicamente para que acusara a dos compañeros, con el argumento que ellos lo habían inculpado.

Los tres indígenas fueron obligados a poner su huella digital en la declararon ministerial que no les leyeron. Es importante señalar que ninguno de los tres sabe leer ni escribir, además de que su lengua materna es el tseltal. Se cuenta con información que los detenidos no contaron con un traductor, ni con un abogado de su confianza que les asistiera durante su declaración ministerial. Fueron consignados el 18 de septiembre al Juez Omar Heredia Reyes por el delito de lesiones calificadas.

Al rendir su declaración preparatoria ante el Juez  Omar Heredia, se logró que éste  diera fe judicial de las lesiones, dando parte al Fiscal del Ministerio Público para que se iniciaran las investigaciones correspondientes por probables actos de tortura, sustentándolas en la Ley Estatal para Prevenir y Sancionar la tortura. Ante lo anteriormente narrado el Frayba manifiesta su preocupación por la actuación de la Policía Municipal de Chilón y la Agencia del Ministerio Público de Ocosingo, por el uso de la tortura como un método de investigación policial.

Solicitamos a la Procuraduría General de Justicia del estado de Chiapas, que realice las investigaciones correspondientes en contra de los policías municipales de Chilón y el Fiscal del Ministerio público Rodolfo Manuel Gómez Gutiérrez por el delito de tortura, tal como se encuentra tipificado en el Código Penal del estado de Chiapas, así como los demás delitos que resulten.

Además el Juez que conoce la causa de  Juan Antonio, Roberto y Mario, debe de desechar las pruebas ilícitas obtenidas bajo tortura.

Antecedentes: Durante los festejos de la independencia de México, en la madrugada del 16 de septiembre, en la cabecera del municipio de Chilón, se escuchan varios disparos de armas de fuego, en donde es lesionado un elemento de la policía municipal de Chilón. En dichos festejos se encontraban  Juan Antonio, Roberto y Mario quienes se dirigían caminando a su casa cuando los detuvieron acusándoles de disparar al policía herido.

-.-

Descargar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos − 2 =