Verso vertical: A Nadia Vera


Verso vertical
( viaje a Xibalbá)

Desciendo por la escalinata
que me lleva al cuerpo de agua
tu cuerpo
en esta cueva
he empezado a tejer
un lienzo de palabras
para envolverte
somos manatí juntas
somos manatí
en la postura primigenia
el agua me sostiene

mi corazón es un cántaro roto
tú me mantienes resistiendo

muchacha menuda
tu cráneo
tus huesos
tu cuerpo entero
de muchacha menuda
corazón de arcilla
vasija de grana
late en tu cuerpo de agua
agua dulce
agua clara
agua luna
oscuridad del día
los ojos miran
lenguas de fuego
plumas de la serpiente
piedra de sacrificio
orejeras de obsidiana
penacho de plumas
sortija de lapislázuli
corazón de jade
bejuco para las manos
bejuco para los pies
asombrados ojos

mi corazón es un cántaro roto
tú me mantienes resistiendo

se desenredan las palabras
que permanecían atadas a los árboles
bejucos se vuelven
nos tomamos de las manos
nos atamos juntas
para no perdernos

somos el camino que seguimos
nacida con el viento
(viejo guardián del pueblo)
bajo la luna de las hojas que caen
en el fondo del agua
doncella para el sacrificio

mi corazón es un cántaro roto
tú me mantienes resistiendo

Ixmucane Simona nos mira
nos sonríe
Ixmucane Simona nos abraza
con su abrazo de plumas coloridas
eres piedra preciosa
desde antes de la cuenta del tiempo
pájara caracol serpiente iguana
guardiana de la tierra
plumas del cielo conchanácar del mar
ambar primigenio
hojita del bosque en todas sus tonalidades
juntas somos manatí

mi corazón es un cántaro roto
tú me mantienes resistiendo

Cabracán nos mira desde lejos
hace temblar la tierra
mientras duermen los hombres
esa ciudad ya no es la misma dice
ellos agrietaron las palabras
yo la moví con propias manos
para recordarles que eres piedra preciosa
Ixkik Yamanic son tus nombres
con que te hemos nombrado
curiosa niña menuda
niña de azúcar
que te acercaste al árbol
donde los monos del mal te vigilaban
Venadita que duermes a la orilla del río
Yo te sostengo ahora
para que florezcas en este cenote
yo el espíritu del agua
te doy tu cuerpo de agua dulce
te doy tu cuerpo de agua clara

espejito del cielo
tus huesos se han vuelto agua
de agua tu calaVera en la mano del agua
tu cráneo estrella de la mañana
tu cráneo estrella de la tarde
Icoqui sos vos piedra preciosa
que danza en el cielo
de este lugar de alfareros

mi corazón es un cántaro roto
tú me mantienes resistiendo

tus manos y tus pies
son el bosque que emerge entre las piedras
y el bejuco que cuelga de la ceiba
crece un poco más bajo la luna llena
no puede ya enredarse sobre tu cuello
porque de tu sangre misma se alimenta
es el verso vertical que estoy buscando
para emerger del pozo en que me encuentro
hemos tocado fondo y en el fondo
nos miramos
el bejuco es ya un rayo de luz
que entra en el agua
blanco rojo negro amarillo verde
como el corazón de los cuatro vientos
que me mantienen en el centro
es el verso vertical que nos sostiene
nos asimos las dos a él y sonreímos
un verso vertical que nos impulsa
nos incorpora
nuestros cuerpos también se vuelven verso

Y encontramos el camino de regreso

Mirtha Luz Pérez Robledo, madre de Nadia Vera

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.