La niebla abriga a la Madre Tierra


Huye la tierra, vuela como un pájaro.

Su fuga traza estelas redondas en el aire,

Frescas huellas de aromas y señales de trinos.

Todo viaja en el viento arrebatado.

¡Ay, quien fuera un pañuelo.

Solo un pañuelo blanco!

Rosario Castellanos

La Agenda Territorio, Memoria de la Ausencia, la hicimos al galope, bajo tiempo condensado, la hicimos todos y todas las implicadas, con el sustento de la imagen. Fotografías que nos hablan, nos observan y trasgreden la intimidad de nuestros pensamientos.

Todas las fotografías son del colectivo Tragameluz -que en este año cumple su décimo quinto aniversario-, las cuales están albergadas en la agenda del Frayba, como muestra de abrazo solidario, un reconocimiento de su mirada, de su caminar y trabajo, que por estos años han captado desde su óptica, desde el lente, desde la magia: la existencia de quienes luchan; de quienes día a día combaten su espacio, su territorio; desde el mismo contorno territorial que nos habla; desde los objetos que el foco apunta; desde lo que palpita en toda su expresión, en toda su naturaleza; de quienes son los protagonistas de esta historia en Chiapas y el mundo; con todas sus danza, ritos, fiestas, acciones de protesta, territorios desolados, llenos de memoria, tristezas, dolor…

Las fotografías del colectivo Tragameluz contienen una narrativa que han capturado en su recorrido por pueblos; montañas sagradas; senderos con vías recónditas; calles llenas de poesía; aceras marcadas en el andar cotidiano; muros que hablan; personas que luchan junto a la neblina que les ilumina los días y les abraza en la noches; el espíritu robado que fija el instante para contarnos una infinidad de historias, la cual deja en un registro mágico para la posteridad.

Desde el 2011 que hicimos la primera agenda, la Memoria se Rebela hasta ésta última, el contenido principal ha sido reflexionar sobre los ámbitos recónditos de la memoria, la memoria de los pueblos en su rebeldía, en su reconstrucción, en recordar a los caídos de una lucha combativa de largo aliento, de no olvidar que aun nos duele, nos duele la Chiapas pintada de guerra, la Chiapas desaparecida, ejecutada, torturada, desplazada. Por lo cual es necesaria otra realidad, bajo el grito de: Verdad, Justicia y Libertad

Es preciso decir que lo que aquí se cuenta, es una memoria recopilada desde los pueblos, donde convergen la vida y la muerte, y en el inter los avatares del dolor, la lucha como camino, la resistencia como horizonte, la pasión como hálito de vida, ahí el tiempo, efímero y eterno a la vez, donde se compagina la persistencia a no olvidar, por ello seguimos nombrando a los perpetradores de los Crimines de Lesa Humanidad, al gobierno asesino, al gobierno criminal, al gobierno de México teñido de sangre.

En cada fotografía seleccionada por el colectivo bajo la temática Territorio y Memoria, son una expresión de cosmovisión bajo la mirada de cada autor, su mundo interconectado con la multiplicidad de mundos, a partir del espacio elegido, los puntos de fuga muestran un pensamiento, los símbolos de cada imagen un sentimiento, la fotografías son lienzos donde el movimiento habla, te conduce a esa geometría quebrada, fragmentada que construye un cosmos con fina y delicada composición artística. Esencialmente ese es el trabajo de su mirar, unificar mundos donde la diversidad de seres humanos coincidamos, nos encontremos en el lenguaje visual.

Las fotografías de los y las compañeras tienen espíritu, un significado primordial que representa la necedad de permanecer, de estar, esa luz que provoca en su reflejo la constancia del universo, una manera de ver las tonalidades desde la aparente contemplación del mundo, en un ejercicio dinámico de escrutar y meditar bajo la geometría de la imagen con la perspectiva de lo representado, con el sentido de expresar la vida, de aportar al proceso de transformación que refleja el qué hacer de los Pueblos y del movimiento de quienes luchan y van cambiando las realidades.

Antes de terminar queremos recordar a la compañera Bertha Cáceres, integrante de la comunidad indígena lenca, quien dio su vida y muerte por la defensa del territorio, abrazamos a su familia y comunidad en estos momentos lúgubres y los animamos a seguir el ejemplo digno de Bertha en la resistencia y lucha de su Pueblo. Nos vestimos con la imagen de la compañera combativa, llena de rabia y rebeldía por cambiar a este planeta, a esta humanidad.

Por otra parte nos solidarizamos con nuestro compañero Gustavo Castro Soto, quien hoy sigue privado arbitrariamente de su libertad por el gobierno de Honduras, quien se ha catalogado de ser un gobierno represor y asesino, por lo que exigimos se garantice la integridad y seguridad de Gustavo y se le permita retornar al territorio mexicano.

Por último agradecer al colectivo Tragameluz por su grande corazón, en especial a: Fabián Vidal, Carla Morales, Francisco Vázquez, Efraín Ascencio, Noé Pineda, Leonardo Toledo, Miguel Cruz, Timo Russo, Gabriela López, Isaac Guzmán, Alejandro Tello y Luis Aguilar. Muchas gracias compañeros y compañeras, esperando de ustedes buena visión y filosas imágenes para aprehender al universo.

Pedro Faro

Jobel, Chiapas, México

8 de marzo de 2016.

Descarga el archivo en PDF aquí

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 1 =